Ventiladores de techo para interior

¿Estás buscando un ventilador de techo para el dormitorio, salón o cocina? Disponemos de una amplia selección de ventiladores de techo para interior.

 

Fijar Dirección Descendente

Artículos 25-36 de 254

Página
por página
  1. VENTYLY Ventilador de techo sin luz negro o naranja
    Precio habitual 195,25 € Precio especial 170,84 €
  2. VENTYLY Ventilador de techo sin luz negro o crema
    Precio habitual 195,25 € Precio especial 170,84 €
  3. NEW
    GOTLAND Ventilador de techo negro/madera
    Precio habitual 370,30 € Precio especial 225,83 €
  4. NEW
    PEMBA Ventilador de techo marrón con motor DC con luz
    Precio habitual 573,50 € Precio especial 349,75 €
  5. NEW
    PEMBA LED Ventilador de techo gris con motor DC con luz
    Precio habitual 548,15 € Precio especial 334,28 €
  6. NEW
    PEMBA Ventilador de techo blanco con motor DC con luz
    Precio habitual 548,15 € Precio especial 334,28 €
  7. NEW
    JUST FAN Ventilador de techo oro viejo/negro con luz
    Precio habitual 715,85 € Precio especial 436,56 €
  8. NEW
    JUST FAN Ventilador de techo oro viejo/madera con luz
    Precio habitual 715,85 € Precio especial 436,56 €
  9. NEW
    JUST FAN Ventilador de techo cobre/negro con luz
    Precio habitual 655,10 € Precio especial 399,52 €
  10. NEW
    JUST FAN Ventilador de techo cromo/transparente con luz
    Precio habitual 537,95 € Precio especial 328,06 €
  11. NEW
    JUST FAN Ventilador de techo negro/madera con luz
    Precio habitual 527,35 € Precio especial 321,61 €
  12. NEW
    JUST FAN Ventilador de techo negro mate con luz
    Precio habitual 527,35 € Precio especial 321,61 €
Fijar Dirección Descendente

Artículos 25-36 de 254

Página
por página

Ventiladores de techo para habitaciones, cocinas y salones

En los meses más calurosos del año, parece que si hay algo que todos tenemos en común es esta lucha constante de intentar combatir el calor insufrible dentro de casa. Y es que además de bajar las persianas, intentar cerrar de día y airear de noche y darnos duchas frías y templadas, una de las mejores alternativas para reducir el calor veraniego en nuestro hogar es instalando ventiladores de techo para interiores

Los ventiladores de techo para salón y habitaciones son una buena opción para complementar la función de los aires acondicionados o su mejor alternativa para cuando no tenemos acceso a estos aparatos. Pues en muchos casos no siempre es posible instalarlos en casa, ya sea por coste o porque requieren hacer una reforma compleja.

Ventajas de instalar un ventilador de techo en dormitorios, salones y cocinas

Son más fáciles de instalar. Los ventiladores de techo para cocina, al igual que los ventiladores de techo para salón y para dormitorios, son muy fáciles de colocar. Y es que en la mayoría de los casos no necesitan obra y los compraremos completos y listos para instalar en cualquier zona de la casa.

Son más económicos que los aires acondicionados. Instalar ventiladores de techo para dormitorios, salones o cocinas no es tan costoso como instalar sistemas de aire acondicionado, pues la instalación es mucho más práctica y rápida. A nivel de eficiencia energética y ahorro, los ventiladores para habitación también son más rentables y convenientes.

Qué tener en cuenta a la hora de elegir un ventilador de techo para habitaciones

  • Tamaño de la habitación:

Por norma, cuanto más grande sea la habitación más tendrá que serlo el ventilador. Aun así, siempre puedes contar con la ayuda de nuestros expertos para que te asesoren sobre el tamaño del ventilador de techo.

  • Ubicación: 

Tanto si quieres un ventilador de techo de cocina como un ventilador de techo para habitación pequeña, donde instalarlo es importante. Generalmente lo colocaremos en el centro de la habitación y a una altura de entre 2,1 y 2,4 metros del suelo.

  • Diseño: 

Puedes hacerte con ventiladores de diferentes tamaños, colores y materiales que se ajusten al completo a la estética de tu hogar. Además, puedes instalar ventiladores de techo con luz para salón y dormitorio para no tener que prescindir de iluminación si sólo dispones de un punto de luz en la habitación.