¿Cómo ayuda a ahorrar energía un ventilador de techo?

El consumo del ventilador de techo es mucho menor que el de los aires acondicionados, lo que lo convierte en nuestro mejor aliado para los meses más calurosos del año. Además de consumir mucho menos, mejora la eficiencia de los aires acondicionados, pues ayuda a mover el aire más rápidamente, y por ende el tiempo de uso de los acondicionadores se reduce considerablemente.

El ventilador de techo bajo consumo ayuda con la estratificación del aire

El aire caliente, más ligero, sube. El aire frío, más denso, baja. Este es el movimiento natural del aire. Este fenómeno, conocido como convección, tiene como resultado que en un espacio cerrado, la temperatura cerca del techo puede ser hasta 8º C superior a la del suelo. Decimos entonces que se produce una estratificación del aire. Puedes ver un ejemplo en la siguiente tabla:

Altura desde el suelo

Temperatura

0 m (nivel de suelo)

18 º C

1,5 m (nivel del termostato)

21º C

2,5 m (techo)

24º C

3 m (techo)

25º C

3,5 m (techo)

26º C

La estratificación del aire es un problema tanto en verano como en invierno. En verano, necesitamos que el aire frío atrapado en el suelo suba, y en invierno que el aire caliente atrapado en el techo baje. Un ventilador de techo de bajo consumo también nos ayuda en este aspecto. Al forzar éste la circulación del aire en la habitación, se consigue una temperatura más homogénea -con una variación de no más de 2º C- y por lo tanto ganamos en confort y además ahorramos dinero.

El bajo consumo del ventilador de techo nos ayuda a ahorrar dinero

En verano:

  • Al aumentar la temperatura cerca del suelo, la transferencia de calor de éste con el exterior disminuye.
  • Aprovechamos la masa de aire frío atrapado a nivel de suelo y en rincones de la casa.
  • Podemos aumentar la temperatura del termostato del aire acondicionado, ya que la brisa generada por el ventilador de techo nos produce una sensación de frescor, a la vez que la temperatura detectada por éste es menor.

En invierno:

  • Al disminuir la temperatura cerca del techo, la pérdida de calor a través de éste se reduce.
  • Aprovechamos el aire caliente atrapado en el techo para calentar las zonas más frías.
  • Podemos disminuir la temperatura del termostato de la calefacción, ya que la temperatura detectada por éste es superior. Si aumentamos la temperatura del termostato, la calefacción se enciende menos a menudo, con lo que ahorramos dinero.

Finalmente, cabe destacar el bajo consumo de un ventilador de techo. A la velocidad más baja, los ventiladores de techo silenciosos de bajo consumo gastan sólo unos 20W! Es decir, como una bombilla de bajo consumo. Es más, los nuevos ventiladores con motor de corriente continua (AC) consumen tan sólo 3 W. Por contra, un aparato de aire acondicionado suele consumir unos 1.000W como mínimo.

 

Descubre ventiladores con función verano-invierno.